Versailles



¡Estamos de vuelta! Que bonita es París, no es la primera vez que viajo a la ciudad de amor pero sin duda alguna esta vez es la que más bonita la he visto. 

El viaje ha sido increíble, la ciudad estaba preciosa, había mucha gente con motivo de la Eurocopa y nos ha hecho un tiempo fantástico. Todo el viaje ha ido sobre ruedas excepto por la huelga de controladores aéreos en Francia por la cual nos cancelaron tres vuelos, pero eso no quita todo lo que hemos disfrutado. 

El primer post lo quiero dedicar a un lugar mágico. La primera vez que vi el palacio de Versailles sufrí el conocido síndrome de Stendhal, me pareció uno de los lugares más bonitos que había visto nunca con su preciosa galería de los espejos entre muchas otras estancias. Es por todo ello que estaba ansiosa por enseñarle a Álvaro, que nunca había estado en París, este precioso lugar. Sin embargo, y muy a mi pesar, la impresión no fue tan buena ya que el palacio tenia una de las alas más bonitas cerradas por trabajos de restauración, entre esto y que el palacio estaba lleno de gente empujando y que no pudimos entrar con nuestra entrada normal a los jardines nos fuimos un poco decepcionado de vuelta a París

En relación al outfit creo que habla por si solo, los monos son unas de mis prendas favoritas en verano, ya que te aportan comodidad pero a la vez puedes ir arreglada. Combinadas con unas sandalias joya, porque aunque las parisinas llevan unos tacones de infarto es imposible aguantar todo el día con ellos haciendo turismo. También me gustaría destacar las preciosas gafas las cuales andaba detrás de ellas y ¡Por fin son mías!

Espero que os guste.
Marina.





SmileBox